Carta de un hijo a un padre/madre

Hola, te escribo gracias a quien soy. Hay quince cosas que quiero pedirte para poder ayudarme a encontrarme contigo. Siempre quiero estar cerca de ti, pero no siempre sé hacerlo, y a veces me tienes que ayudar. He hecho una carta para que no se me olvide…

 

 

  1. No me compares con nadie, especialmente con mi hermano. Si me pones en mejor lugar, alguien va a sufrir, y si me pones en peor lugar, seré yo el que sufra.
  2. No me des sin medida todo lo que pido, no te sientas culpable cuando me dices que no. A veces pido para saber cuanto es razonable tener y hasta donde puedo llegar. Así que tus “no” me ayudan a situarme, y a valorar tus “si”.
  3. No me grites. Te respeto menos cuando lo haces; además, si lo haces me enseñas a gritar también y yo no quiero perder el respeto de ninguno de los dos.
  4. No me estés siempre dando órdenes. Si en vez de órdenes, me pides las cosas, las haré con más gusto y más rápido.
  5. Cumple las promesas que hagas… buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo. Si es un castigo, sostenlo.
  6. No digas mentiras delante de mí, y no me pidas que las digas por ti, ni siquiera para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal, y perder la fe en lo que TÚ dices.
  7. No cambies de opinión sobre lo que yo debo hacer. Prénsalo bien, decídete y dímelo cuando ya estés decidido, porque si no, viviré siempre pendiente de tu siguiente cambio de idea y no podré saber lo que tú quieres de mi.
  8. déjame valerme por mi mismo. Si lo haces todo por mí, o si me lo das hecho, nunca podré aprender. Por si lo olvidas, se aprende de los errores, así que déjame cometer los míos.
  9. Cuando veas que estás equivocado en algo, admítelo. Crecerá la opinión que tengo de ti, y de paso me enseñarás a admitir también mis equivocaciones. Entenderé que todo el mundo se equivoca, y no me sentiré mal cuando sea yo quien se equivoque.
  10. No me exijas que te diga “por qué lo hice” cuando hago algo que no está bien. A veces ni yo mismo sé porque hago las cosas.
  11. Enséñame a amar y dame la oportunidad de conocer a los otros. No importa si la vida me lo va a enseñar de todas formas, nada vale si no veo que tú eres capaz de amar y de vivir en contacto con los otros.
  12. No me digas que haga una cosa si tú no la haces. Yo aprendo siempre de lo que tú haces, y me cuesta hacer lo que me pides si no lo veo primero en ti.
  13. No me digas “no tengo tiempo para tonterías” cuando te cuente un problema, pues para mi es importante. Trata de escucharme, comprenderme y ayudarme.
  14. Por favor, insiste cada vez que intentes acercarte y yo te rechace. A veces ni siquiera a ti, que eres quien más me importa, puedo decirle lo que pienso.
  15. Y sobretodo, si es cierto que me quieres, dímelo de vez en cuando. A mi me encanta oírlo de tu boca, aunque no creas que es necesario, que yo ya lo sé. Y así me enseñaras también a poder decírtelo.

 

Dirección: Calle Fermín Caballero 56, 28034 Madrid

Accesos: línea 9 de metro, Herrera Oria y autobuses 49, 67, 124, 127 y 133.

Telf: 91 739 59 60

 

Correo electrónico: elninoglobal@gmail.com